miércoles, 4 de julio de 2012

¿Qué calzaban las flappers latinas?: zapatos del ayer


(foto de Zig Zag, febrero de 1928)


La revolución de la moda que sigue a la Gran Guerra se caracteriza por faldas cada vez más cortas. Esto conlleva un cambio en el calzado que ahora queda a la vista publica. Los años 20’s verán un tipo de zapato de mujer  que poco a poco adopta formas femeninas y tacones sexis.

El modelo de calzado que mas se ascia con Los Locos 20’s es  el modelo “Mary Jane” con tacón medio, llamado “cubano” en América Latina y con correa que cruza el empeine. Una variación es el zapato “T” que añade una tercera correa que cruza verticalmente el empeine. Estos zapatos son de horma semi puntiaguda.
Sin embargo, no se descartó totalmente el zapato cerrado, estilo intermedio entre zapato y botín tan en boga en la década interior.
(Foto de Para Ti, abril de 1929)


Luego aparecen para temporadas estivales zapatos con grandes moños. Los colores son variados: azul marino, negro y avellana. Para el verano aparecen los zapatos bicolores, o pajizos con agujeros como imitando un panal.

(foto de Zig Zag, marzo de 1927)


Para la noche el zapato se hace en lame con incrustaciones de pedrería y con una correa que circunda el tobillo como un brazalete.

(foto de Zig Zag, febrero de 1928)


Una novedad es que aparece el calzado bajo y cómodo para la hora de recreo. Las Latinas caminan más, llevan vidas activas y practican deportes. Necesitan calzado adecuado.

(Foto de Zig Zag, febrero de 1928)


En la década de los 30’s la atlética “flapper” da paso a la sensual “vamp”. El zapato se vuelve más sofisticado. Aunque aparentemente el estilo es el mismo, se pone en boga el tacón “argentino” mucho más alto y sexi que el “cubano”, aunque más incomodo.
(Foto de Margarita, diciembre de 1936)


También se impone el zapato abierto que expone el talón o un par de de dedos del pie (open -toe)

(foto de Para Ti, diciembre de 1939)


Ya no bastan las perforaciones,  para el verano, llegan las sandalias  inspiradas por las del mundo clásico grecorromano.

(Foto de Ecran, noviembre de 1938)


Las sandalias son muy apreciadas como acompañantes e los vestidos de baile. Sobre esos  tacones altos, toda mujer  se siente una diosa del Olimpo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario